JAVIER MORENO ZABALA

LIDERAR SIN MOLESTAR

«Aprender a liderar es un proceso y una actitud de aprendizaje permanente de cómo inspirar a los demás, cómo darles motivos para implicarse en los proyectos, cómo hacer que trabajen bien, cómo concienciarles de la importancia de la consecución de resultados, cómo desarrollarles para que crezcan personal y profesionalmente, cómo hacer seguimiento del progreso, cómo motivarles para ser mejores, cómo gestionar los inevitables conflictos y, hasta cómo gestionar a los jefes. No me extraña que cada vez menos gente quiera liderar nada.»

Los jefes o mánager, como personas que tienen gente a su cargo, no quieren desempeñar mal su función de liderazgo. El problema es que desconocen cómo hacerlo o qué cambios llevar a cabo para extraer lo mejor de cada uno de sus colaboradores y ejercer un mínimo impacto sobre la consecución de los objetivos asignados.

El modelo convencional de liderazgo ha cambiado porque el mundo en el que vivimos ha cambiado. Liderar es un verbo que hay que ejercitar cada día y su calidad viene definida por la categoría de las acciones que emprendemos. Todo cuanto hacemos, como mánager, debe ir dirigido a la motivación de los colaboradores para lograr los mejores resultados.

¿Cómo llevo a cabo este estilo de liderazgo?

PENSAMIENTO CRÍTICO

El pensamiento crítico es el proceso de analizar y evaluar la forma en que razonamos y pensamos con el propósito de mejorarlo. Aprender a pensar críticamente nos hace ser más eficaces, procurando un mayor desarrollo personal y profesional y, por lo tanto, nos ayuda a ser más felices.

El pensamiento crítico se está volviendo cada vez más importante debido a cuatro tendencias: aceleración de los cambios, aumento en complejidad, intensificación de la interdependencia y relevancia de los riesgos.

El pensamiento de mala calidad cuesta tanto en dinero como en calidad de vida.

APRENDIENDO A SER RESILIENTE

A nivel empresarial, la resiliencia puede definirse como la capacidad de una organización para absorber los cambios, entenderlos y adaptarse a las nuevas condiciones conservando su funcionalidad esencial. Una empresa resiliente convierte los riesgos en oportunidades por medio de un buen análisis, para de este modo saber cómo actuar en el caso de que ocurra lo peor.

A nivel individual, el objetivo de la resiliencia no es reaccionar ante una crisis única o recuperarse de un revés. Se trata de anticipar y de tener la capacidad de cambiar antes que la necesidad de hacerlo llegue a ser obvia. La resiliencia es en definitiva clave para la supervivencia y el éxito profesional. No olvidemos las palabras de Darwin: las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino las que mejor se adaptan a la evolución.

DE MANAGER A LÍDER

Cuando se produce el movimiento de pasar de liderar funciones a liderar unidades de negocio o equipos multidisciplinares o una cuenta de resultados por primera vez, muchos tropiezan y se frustran. El trabajo ahí arriba es diferente.

Para llevar a cabo esta transición correctamente, los directivos deben adoptar una serie de cambios en su comportamiento como líder del grupo. Cambios que exigen desarrollar una nueva manera de pensar y actuar.

¿Tienes lo que se necesita?

La transformación de manager a líder en gran parte se fundamenta en cómo abandonas muchas de las habilidades que te llevaron a esta promoción para desarrollar otras nuevas.

Los asuntos que aborda en sus conferencias estan relacionados fundamentalmente con el liderazgo, la gestión de personas, y los procesos mentales que nos hacen crecer y desarrollarnos como profesionales más valiosos, fiables y felices.